In this compassionate animal sanctuary, disabled and underprivileged dogs have been granted a second chance at life.

Sin duda, las historias de diversos animales salvados de las calles son maravillosas e ilustran que todavía hay gente agradable en el mundo, pero lo que un santuario de animales tailandés logra con animales con necesidades especiales es asombroso.

Miles de animales son abandonados, pierden sus hogares o simplemente nacen en las calles durante estos tiempos de miseria mundial. Sin embargo, en Tailandia la situación es de otro nivel, porque no es común en la cultura tailandesa socializar con animales callejeros.

A pesar de la falta de cuidados ofrecidos a este grupo de animales, una persona en Tailandia se ha hecho responsable de la situación.

Michael J. Baines, un chef sueco residente en Tailandia, buscó rescatar animales callejeros y construyó un santuario para ellos. Michael es el presidente y uno de los fundadores de The Man That Rescues Dogs, un grupo de rescate de animales situado en Chon Buri.

Desde que comenzó su fantástica profesión, ha podido salvar de la calle a más de 2.000 animales, entre perros y gatos. Lo más importante es que nuestro santuario se especializa en rescatar animales heridos y brindarles una segunda oportunidad en la vida.

Michael comenzó alimentando a los animales de la calle, pero después de descubrir cuántos necesitaban ayuda urgentemente, decidió construir el santuario. Actualmente tienen más de 600 animales en el refugio, lo que ha resultado ser una tarea difícil, pero que él y sus amigos han hecho.

Chris Chidichimo, su asistente principal, y otros 30 miembros del personal se ocupan de los animales del refugio. Además de ocuparse de perros y gatos rescatados, como organización de rescate también se enfrentan a diario a problemas imprevisibles.

Chris le reveló a Bored Panda: “La cuestión más difícil es lidiar con sucesos imprevistos”. Tenemos una rutina que incluye cosas como comer, caminar, limpiar, fisioterapia e hidroterapia. Debemos ser adaptables, sin embargo, es una tarea desafiante”.

Cada día en el refugio comienza con una caminata a las 6 am para todos los animales, incluidos los perros en sillas de ruedas. Se les sirve una rica cena después del paseo, y luego hay tiempo para hacer sus necesidades y asearse.

Sin mencionar que un camión de comida sale a las 7 am para alimentar a los 350 perros sin hogar de la comunidad.

Chris dijo: “Realizamos hidroterapia y fisioterapia a las 10 a. m. para que nuestros caninos discapacitados hagan más ejercicio”. A las 14:00 horas, se vuelve a pasear a los perros, luego se les da de comer y por último se les limpia.

.

.

.

.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

GIPHY App Key not set. Please check settings